Algunos Modelos de Estilos de Aprendizaje


 

De la lista propuesta en la sección de Instrumentos para medir los Estilos de Aprendizaje, en esta parte se revisarán  los trabajos realizados por Rita Dunn - Kennet Dunn, David Kolb, Bert Juch, Peter Honey - Alan Mumford y Alonso-Gallego

 

 

Los Estilos de Aprendizaje desde la perspectiva de Rita y Kenneth Dunn.

Rita Dunn y Kenneth Dunn han planteado su propio modelo de Estilos de Aprendizaje enfocándose en niveles de Enseñanza Básica y Secundaria en EEUU. Rita Dunn colabora en el Center for the Study of Learning and Teaching Styles de la Universidad de St. John de New York, y Kenneth Dunn en la NASSP (National Association of Secondary School Principals). Ellos han trabajado y dirigido varias investigaciones que han dado como resultado un gran número de artículos en revistas científicas y electrónicas y muchos de estos estan publicados en su página Web (www.learningstyles.net/).

 

Para Rita y Kenneth Dunn, el Estilo de Aprendizaje es un conjunto de elementos exteriores que influyen en el contexto de la situación de aprendizaje que vive el alumno.

 

En 1972, hicieron su primera propuesta de un cuestionario de Estilos de Aprendizaje con un modelo de 18 características, que se fueron enriqueciendo en años posteriores hasta llegar a 21 variables que influyen en la manera de aprender de cada uno y que clasifican así (tabla 5):

 

Tabla 5 Variables consideradas por Dunn y Dunn

ESTIMULOS

ELEMENTOS

1. Ambiente inmediato.

1.        1 Sonido

2.        2 Luz

3.        Temperatura

4.        Diseño

5.         forma del medio.

2. Propia emotividad.

6.        Motivación

7.        Persistencia

8.        Responsabilidad

9.        Estructura.

3. Necesidades Sociológicas.

10.     Trabajo personal

11.     Con pareja

12.     Con dos compañeros

13.     Con un pequeño grupo

14.     Con otros adultos

4. Necesidades Físicas.

15.     Alimentación

16.     Tiempo

17.     Movilidad

18.     Percepción.

5. Necesidades Psicológicas.

19.     Analítico-global

20.     Reflexivo–impulsivo

21.     Dominancia cerebral (hemisferio derecho – hemisferio izquierdo).

Referencia: Gallego y  Ongallo (2004:23)

 

Rita y Kenneth Dunn consideran que es muy importante detectar cuáles de estos elementos favorecen el aprendizaje del alumno para poder configurar su propio Estilo de Aprendizaje. También consideran que la simple enumeración de estas 21 variables clarifica la importancia de los Estilos de Aprendizaje. En cada uno de los cinco bloques de estímulos descritos por los Dunn, aparece una posible repercusión favorable o desfavorable al aprendizaje, que dependerá del Estilo de Aprendizaje del alumno.

 

Figura 3 Clasificación Dunn y Dunn.

Referencia: Basado en el diagrama de Dunn y Dunn (1980)

 

 

Dunn y Dunn propusieron un cuestionario al que llamaron Inventario de Estilos de Aprendizaje (LSI) compuesto de 100 ítems y requiere de aproximadamente 30 minutos para aplicarlo El instrumento esta enfocado para alumnos de tercer al décimo segundo grado del sistema educativo de EEUU.

 

 

Los Estilos de Aprendizaje desde la perspectiva de David Kolb

El modelo de Kolb está muy extendido para el diagnóstico de los Estilos de Aprendizaje en niveles adultos. Tres autores le han influido significativamente: Dewey, Lewin y Piaget (Gallego y Ongallo, 2004:23-29). Distintos autores consideran la teoría de Kolb como una de las principales en el área de Estilos de Aprendizaje y que se ha constituido como base de distintos proyectos de investigación y de otras teorías e instrumentos.

Para Kolb (1976) el aprendizaje comienza con una experiencia inmediata y concreta que sirve de base para la observación y la reflexión. Estas observaciones se integran en una “teoría” formando conceptos abstractos y permitiendo su generalización tras comprobar las implicaciones de los conceptos en situaciones nuevas. Estas implicaciones o hipótesis sirven de base para generar nuevas experiencias.

 

Por tanto, a la hora de aprender se ponen en juego cuatro capacidades diferentes:

  1. Capacidad de Experiencia Concreta (EC), ser capaz de involucrase por completo, abiertamente y sin prejuicios en experiencias nuevas.
  2. Capacidad de Observación Reflexiva (OR), ser capaz de reflexionar acerca de estas experiencias y de observarlas desde múltiples perspectivas.
  3. Capacidad de Conceptualización Abstracta (CA), ser capaz de crear nuevos conceptos y de integrar sus observaciones en teorías lógicamente sólida.
  4. Capacidad de Experimentación Activa (EA), ser capaz de emplear estas teorías para tomar decisiones y solucionar problemas.

 

Kolb, considera que las cuatro capacidades son diametralmente opuestas y cuando aprendemos debemos elegir entre ellas. Estas capacidades configuran un modelo bidimensional del proceso de aprendizaje formado por:

 

Cada uno de estos estilos, viene caracterizado por un patrón de conducta a la hora de aprender. A continuación se presenta una somera descripción de cada uno de los tipos de estilos de aprendizaje contemplados en el modelo de Kolb (1976, 1984, 1985).

Este modelo enfatiza el aquí y el ahora de la experiencia concreta para validar los conceptos abstractos. También establece un proceso de retroalimentación que sirve de base para un proceso continuo de acción dirigida a metas y evaluación de las consecuencias de esa acción, haciendo de contrapeso entre observación y acción.

 

La preferencia de los individuos, a la hora de aprender, por cada uno de los polos de las dos dimensiones determina el estilo de aprendizaje de los individuos. El modelo de Kolb diferencia entre cuatro estilos de aprendizaje: Divergentes, Asimiladores, Convergentes y Adaptadores o acomodadores. El modelo de Kolb quedaría representado en la figura 4.

 

Figura 4 Cuatro Estilos de Aprendizajede Kolb

Referencia: Traducción del propuesto en www.Coffield, 2004

 

Cada uno de estos estilos, viene caracterizado por un patrón de conducta en la acción de aprender. A continuación se presenta una somera descripción de cada uno de los tipos de estilos de aprendizaje contemplados en el modelo de Kolb (Kolb 1976; Alonso, 1992a; Riding y Rayner,1999a;Gallego y Ongallo, 2004):

 

Kolb (1976) realizó un instrumento al que denominó Inventario de Estilos de Aprendizaje (LSI) que es un cuestionario compuesto por doce series de palabras que es preciso ordenar por preferencia del 1 al 4. Cada palabra representa  uno de los Estilos de Aprendizaje propuestos por Kolb: convergente, divergente, asimilador y acomodador. En 1985 Kolb modifica el cuestionario y hace una nueva versión donde aumenta seis ítems que permiten obtener resultados más fiables. En 1999 aparece la tercera versión del cuestionario mejorando su presentación e incluyendo una libreta con anotaciones de las puntuaciones y  guías de colores para seguir el propio ciclo de aprendizaje (http://www.learningfromexperience.com).

 

 

 

Cuestionario de Juch

Bert Juch en 1983 afirma que el Estilo de Aprendizaje no es algo estático sino dinámico, señalando que Lo bueno del proceso cíclico es que muestra la diversidad de oportunidades que tiene el individuo a lo largo de la vida de probar cosas nuevas, creándose a sí mismo todo tipo de experiencias. Lo que ilustra la noción de que los perfiles de aprendizaje no están fijos para siempre, que el ser humano es demasiado viejo para aprender más o apreciar otras cosas que antes no tomaba en cuenta(Juch, 1983:10).

 

Juch acepta el proceso cíclico del aprendizaje en cuatro etapas, pero modifica los nombres propuestos por Kolb, sustituyéndolos por:

1)      Percibir y habilidades sensoriales (ver, escuchar, sentir).

2)      Pensar y habilidades cognoscitivas. Esta etapa es el puente entre dos partes del proceso de aprendizaje, permite relacionar lo que el sujeto ha experimentado y lo que intenta hacer. Juch denomina a esta etapa “Homo Sapiens”.

3)      Planificar: “dirigirse a” y habilidades de contacto.

4)      Hacer y Habilidades motoras. Juch caracteriza a esta estapa como “Homo Faber”.

 

 

Figura 3.5 Ciclo de Juch.

Referencia: www.Rimanoczy (2004)

 

Para Juch, el proceso de aprendizaje es cíclico, pero asciende en espiral apoyándose unos aprendizajes en otros. Los individuos se pueden quedar acomodados en una etapa y no estar interesados en pasar a la siguiente o pueden saltar de una etapa a otra cuando esta no les satisfaga. También, Juch señala que existen barreras en el aprendizaje como proyecciones de un YO interno no especificado, estas son:

 

Juch propone un esquema de cómo incorporar el concepto de “aprender a aprender” en sus programas de formación de directivos. De forma resumida el diseño propuesto sería el siguiente:

  1. Detectar las expectativas y necesidades de los participantes.
  2. Enunciar los objetivos del curso, pudiendo incorporar objetivos nuevos.
  3. Aplicar el inventario de Estilo de Aprendizaje y comentarios sobre el modelo cíclico de aprendizaje en cuatro etapas.
  4. Distribuir responsabilidades de aprendizaje entre los participantes y los formadores, generando un modelo de responsabilidad compartida. En este diseño la evaluación de la utilidad del aprendizaje es constante.

 Juch propone un instrumento que  consiste de un cuestionario de 48 palabras ordenadas en tres columnas de 16. La persona que contesta el cuestionario debe ordenar y calificar las palabras con valores de 0, 1 ó 2. También, elaboró el Ejercicio de Perfil de Aprendizaje (Learning Profile Exercise) integrando un seminario para el desarrollo personal; que ofreciera además, soluciones que pueden dar origen a tres perfiles: eficiencias: (de eso es de donde más aprendo); habilidades adquiridas (esta es la forma en que trabajo mejor); perfil ideal (así es como me gusta ser).

 

 

 

Cuestionario de P. Honey y A. Mumford

Honey y Munford (1986) desarrollan un modelo de Estilos de Aprendizaje que se apoyan en las teorías propuestas por Kolb y a las implicaciones que pueden tener estos Estilos de Aprendizaje en un grupo profesional de directivos de empresa del Reino Unido. Su propósito no es hacer una clasificación sino crear una herramienta que les permita diagnosticar los Estilos de Aprendizaje y potenciar aquellos Estilos menos sobresalientes, con objeto de aumentar la efectividad del Aprendizaje.

 

Honey y Mumford prefieren identificar cómo se puede mejorar el aprendizaje a explicar detalladamente qué es el Estilo de Aprendizaje. Ellos están interesados sobre todo en enseñar a aprender. Su interés se centra en los comportamientos observables más que en las bases psicológicas de los mismos, pues consideran más útil explicar el comportamiento y cómo modificar la conducta que explicar el sustrato psicológico que sustenta dicha comportamiento.

Honey y Munford (1992) remarcan la importancia de entrenar a los directivos para que adopten el Estilo de Aprendizaje apropiado para cada tarea. Aunque cada estilo va a determinar la preferencia por un tipo de tareas habrá que desarrollar, mediante ejercicios que se correspondan con las cuatro dimensiones del aprendizaje experiencial, aquellos Estilos no predominantes que sean necesarios para el desempeño de un conjunto de actividades específicas, a la vez que proponen tratamientos para desarrollar los distintos Estilos de Aprendizaje.

 

Honey y Munford (1986,1992) señalan que la utilización del Cuestionario de Estilos de Aprendizaje (Learning Style Questionnaire, LSI) permite mejorar el desempeño de las personas al crear grupos de trabajo más efectivos y optimizar los talleres de formación.

 

El problema que pretenden solucionar es: ¿por qué en una situación en la que dos personas comparten “texto y contexto” unos aprenden y otros no?. Para Honey y Mumford la respuesta radica en la diferente reacción de los individuos, explicable por sus diferentes necesidades acerca del “modo” por el que se ofrece el aprendizaje.

 

Honey y Mumford asumen el modelo teórico de Kolb que considera que el aprendizaje se basa en una serie de experiencias con adiciones cognitivas más que una serie de procesos exclusivamente cognitivos. También, aceptan el proceso circular de aprendizaje en cuatro etapas propuesto por Kolb, pero no su instrumento de análisis de aprendizaje. El instrumento de Kolb, el Inventario de Estilos de Aprendizaje (LSI), no les parece adecuado para los directivos del Reino Unido. Tampoco consideran adecuadas las descripciones de los Estilos propuesta por Kolb (Convergente / Divergente / Asimilador / Adaptador) para este colectivo profesional.

 

Alonso y Gallego (2000:139) señalan que la diferencia de Honey y Mumford con Kolb se puede resumir en tres puntos:

 

Honey y Mumford realizan una redenominación de las cuatro etapas propuestas por David Kolb en su modelo de aprendizaje experiencial que se muestra en la figura 6.

 

Figura 6 Ciclo de Honey-Mumford

Referencia: Alonso (1992a:160)

 

Honey y Mumford definen los estilos de aprendizaje como la interiorización por parte de cada sujeto de una etapa determinada del ciclo, distinguiendo cuatro Estilos de Aprendizaje (Alonso y Gallego, 2000:138-143):

 

El Cuestionario de Estilos de Aprendizaje (LSQ) estaba formado, en un primer momento por 63 items pasando posteriormente a 80 ítems. Cada ítem se responde con un signo (r) si se está de acuerdo y con una (x) si se está en desacuerdo. La puntuación directa se obtiene sumando los elementos contestados como de acuerdo, siendo el valor máximo de veinte puntos para cada uno de los estilos. El cuestionario incluye las puntuaciones normativas para su interpretación. La puntuación normativa predominante determina el estilo de aprendizaje individual.

 

 

 

Cuestionario Honey-Alonso de Estilos de Aprendizaje  (CHAEA)

Catalina Alonso en 1992 recogió las aportaciones de Honey y Mumford y adaptó el cuestionario de Estilos de Aprendizaje (Learning Styles Questionaire, LSQ) al ámbito académico con el nombre Cuestionario Honey-Alonso de Estilos de Aprendizaje, CHAEA (Alonso y otros, 1994). La investigación, en la que se apoya el CHAEA, se inscribe dentro de los enfoques cognitivos del Aprendizaje y acepta, propedéuticamente, una división cuatripartita del Aprendizaje en línea con Kolb, Juch, Honey y Mumford. Estos autores proponen un esquema del proceso de aprendizaje por la experiencia dividido en cuatro etapas (www.Alonso y Gallego, 2005):

 El CHAEA consta de ochenta ítems (veinte referentes a cada uno de los cuatro Estilos) a las que hay que responder con un signo más (+) si se está de acuerdo y con un signo menos (-) si se esta en desacuerdo. Además, contiene una serie de preguntas socioacadémicas que permiten relacionar variables (edad, género, número de años de experiencia, entre otras) con las respuestas de los cuatro Estilos de Aprendizaje (Alonso y otros, 1994).

 

El proceso que siguió Catalina Alonso para la adaptación del LSQ a la construcción del CHAEA fue el siguiente(Alonso y otros, 1994:80-90):

 

Después de la adaptación del cuestionario, Catalina Alonso desarrolló una investigación con 1371 alumnos de diferentes facultades de las Universidades Complutense y Politécnica de Madrid.

 

El objetivo de dicha investigación fue de comprobar posibles diferencias de los alumnos entre las distintas Facultades de las universidades respecto a los Estilos de Aprendizaje, para identificar si el hecho de estudiar en una o en otra Facultad marcaba en los alumnos un distinto Perfil de Aprendizaje (www.Alonso y Gallego, 2005).

 

Los resultados obtenidos se muestran en la tabla 10, en ésta se puede apreciar los valores obtenidos en los cuatro Estilos de Aprendizaje por los Grupos de Facultades (Humanidades, Experimentales y Técnicas).

 

Tabla 10 Promedios obtenidos en los Estudios realizados por Alonso (1992a)

Grupos de Facultades

Activo

Reflexivo

Teorico

Pragmático

Humanidades

10,94

15,15

10,80

11,99

Técnicas

10,74

15,32

11,55

12,29

Experimentales

10,30

15,75

11,98

12,23

Promedio total

10,70

15,37

11,35

12,14

 

Además, se aplicaron técnicas de análisis de la varianza (a=0,05). En estas, se identificaron diferencias significativas en los alumnos en los cuatro Estilos de Aprendizaje según la carrera que estudiaban. La representación gráfica del promedio total se muestra en la figura 7.

 

Figura 7 Representación gráfica de la Investigación de Catalina Alonso (1992)

 

Además, Alonso(1992a), basándose en los resultados obtenidos en su investigación, elaboró una lista con características que determinan el campo de destrezas de cada Estilo:

El CHAEA, desde su creación, se ha utilizado en distintas investigaciones en diversas áreas del conocimiento y en países como España, Argentina, Chile, México, Perú, Venezuela, Costa Rica, entre otros.

 Algunas de estas investigaciones se han publicado en revistas científicas y electrónicas. También, han sido resultado de proyectos presentados en congresos, foros y simposios. Además, han servido para el desarrollo de diversas tesis Doctorales.

 Las aportaciones de algunos proyectos de investigación fueron clasificadas por Alonso (2006) y formaron seis diferentes grupos:

 

 

 

Referencias Documentales

Referencias Bibliográficas

Alonso, C. (1992a). Análisis y Diagnóstico de los Estilos de Aprendizaje en Estudiantes Universitarios. Tomo I. Madrid: Colección Tesis Doctorales. Editorial de la Universidad Complutense.
 
Alonso, C. (1992b). Análisis y Diagnóstico de los Estilos de Aprendizaje en Estudiantes Universitarios. Tomo II. Madrid: Colección Tesis Doctorales. Editorial de la Universidad Complutense.
 
Alonso, C. (2006). Estilos de Aprendizaje: Presente y Futuro. II Congreso de Estilos de Aprendizaje. Universidad de Concepción. Concepción Chile, 4-6 enero 2006.
 
Alonso, C.; Gallego D.; Honey, P. (1994). Los Estilos de Aprendizaje: Procedimientos de diagnóstico y mejora. Bilbao: Ediciones Mensajero
 
Alonso, C.; Gallego, D. (1998). Guía como diagnosticar y mejorar los estilos de aprendizaje, Guía Didáctica. Madrid: Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).
 
Alonso, C.; Gallego D.; Honey, P. (1994). Los Estilos de Aprendizaje: Procedimientos de diagnóstico y mejora. Ediciones Mensajero. Bilbao, España.
 
Alonso, C.; Gallego, D. (2000). Aprendizaje y Ordenador. Madrid: Editorial Dikisnon
 
Alonso, C.; Gallego, D. (2004). Los Estilos de Aprendizaje. Una Propuesta Pedagógica. Primer Congreso Internacional de Estilos de Aprendizaje. 5, 6 y 7 de Julio. UNED, Madrid, España
 
Alonso, C. (2006). Estilos de Aprendizaje, Presente y Futuro. II Congreso Internacional de  Estilos de Aprendizaje. Enero 5, 6 y 7. Concepción. Chile.
 
Dunn, R., Dunn, K. (1978). Teching Students throught their Individual Learning Styles: A practical aproach. New Jersey: Prentice Hall.
 
Dunn, R.; Dunn,K. (1984). La enseñanza y el estilo de aprendizaje. Madrid: Anaya
 
Dunn, R.; Dunn, K.; Price, G. (1985). Manual: Learning Style Inventory, KS: Price Systems, Lawrence
 
Dunn, R.; Beaudry, J.; Klavas, A. (1989). Survey of research on learning styles. Educational Leadership, 46 (3), 50-58.
 
Dunn, R.; Griggs, S. (1995). Multiculturalism and learning styles: Teaching and counseling adolescents. Westport, CT: Greenwood Press.
 
Gallego, D.; Alonso C.(1999). El ordenador como recurso didáctico. Madrid: Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).
 
Gallego, D.; Ongallo, C. (2004). Conocimiento y Gestión. Madrid: Pearsons Prentice Hall.
 
Gallego, D. (2004). Diagnosticar los Estilos de Aprendizaje. Conferencia del I Congreso Internacional de Estilos de Aprendizaje. UNED. Madrid 5-7 de julio 2004.
 
García Cué, J. L; (2006). Estilos de Aprendizaje y Tecnologías de la Información y la Comunicación en la Formación de Profesorado. Tesis Doctoral. España: UNED.

 

Honey, P. (1988). Improve your people skills. Buckingham, U.K.: Institute of Personel Management, 1988.
 
Honey, P.; Munford, A. (1986). Using your learning styles. Maidenhead: Peter Honey.
 
Honey, P.; Munford, A. (1992). The manual of learning styles (versión revisada). Maidenhead: Peter Honey
 
Juch, B. (1983). Personal Development. Theory and Practice in Management Training. Shell International, Wiley.
 
Juch, B. (1987) Desarrollo personalMéxico: Limusa.
 
Kolb, D. (1976). The Learning Style Inventory: Technical Manual. Boston, Ma.: McBer.
 
Kolb, D. (1981). Experiential learning theory and the learning style inventory: A reply to Friedman and Stumpf. Academy of Management Review, 6(2), 289-296.
 
Kolb, D. (1984a). Experiential Learning. Experience as the source of learning and Development. Prentice Hall P T R, Englewood Cliffs, New Jersey. 1984
 
Kolb, D. (1984b). Learning Styles Inventory. Boston: McBer & Co.
 
Kolb, D. (1985). Learning-style Inventory. Boston: McBer & Company.
 
Mumford, A., Honey, P. (1996). Using your learning styles, Honey, Maidenhead
 
Rayner, S.; Riding, R. (1997). Towards a categorisation of cognitive styles and learning styles. Educational Psychology, Volume17, Números 1 y 2. pp  5-27.
 
Riding, R. (1991). Cognitive Styles Analysis User Manual. Birmingham: Learning and Training Technology. Mencionado en: www.Graff, M. (2004).
 

 

Referencias de Internet
Alonso, C.; Gallego, D. (2005). Si Yo enseño bien... ¿Por qué no aprenden los niños?. II Congreso Internacional Master de Educación. Editorial Master Libros. “Educando en tiempos de cambio”. Del 1 al 5 de Agosto, 2005.
Dirección:www.congreso.gob.pe/cip/eventos/congreso/II%20Congreso/Conferencias/conf%20extranjeros/Conf.%20Ext.%20Catalina%20Alonso.doc
17/03/2006
 
Alonso, C.; Gallego, D. y Honey, P.
DIrección: http://www.ice.deusto.es/guia/test0.htm
29/03/2006
 
Dunn, R.; Dunn, K. Price, G.
Dirección: http://www.learningstyles.net/
30/03/06
 
Dunn, R., Cavanaugh, D.P., Eberle, B.M. & Zenhausern, R. (1982, May). Hemispheric preference: The newest element of learning style. The American Biology Teacher, 44 (5), 291-94. Mencionado por: Carol Marshall, Quality Education Systems.
Dirección: http://ginnyhoover.com/qes.htm
18/03/2006
 
Honey, P. y Mumford, A.
Dirección: http://www.peterhoney.com/product/brochure
28/03/2006
 
Kolb, D.
Dirección: http://www.learningfromexperience.com/
18/03/2006
 

 

 


© 2008-2011 José Luis García Cué
Texto: García Cué, J.L.(2006)
página Web:http://www.jlgcue.es
Correo electrónico: jlgcue@colpos.mx