Estilos de Aprendizaje


 

 

El concepto Estilo de Aprendizaje no es común para todos los autores y es definido de forma muy variada en distintas investigaciones (Alonso y otros, 1994:45); lo que se puede comprobar después de buscar una definición en libros, artículos y páginas de Internet. Por esto en esta sección se exponen algunas definiciones haciendo un breve recorrido histórico desde mediados de la década de los setenta del siglo XX hasta principios del siglo XXI. Al final de esta sección se identificarán similitudes, puntos en común o algunas diferencias en las definiciones de Estilos de Aprendizaje.

 

Riechmann y Grasha (1974) lo definen como “el conjunto particular de comportamientos y actitudes relacionados con el contexto de aprendizaje”.

 

Gregorc (1979, en Alonso y  otros, 1994:46) afirma que el Estilo de Aprendizaje consiste en “comportamientos distintivos que sirven como indicadores de cómo una persona aprende y se adapta a su ambiente”.

 

Dunn, Dunn y Price (1979, en Alonso y otros, 1994:45) consideran que los Estilos de Aprendizaje son “las maneras en la que (dieciocho primero y luego veintiuno) elementos diferentes que proceden de cuatro estímulos básicos afectan a la habilidad de una persona para absorber y retener”.

 

Hunt (1979 en Chevrier y otros, 2000) define Estilos de Aprendizaje como “las condiciones educativas que son más susceptibles para favorecer el aprendizaje de un discente”.

 

Riechmenn (1979, en Alonso y otros, 1994:46) considera que “los Estilos de Aprendizaje son un conjunto particular de comportamientos y actitudes relacionados con el contexto de aprendizaje”.

 

Keefe (1982, en Alonso y otros, 1994:48) expone que los Estilos de Aprendizaje son “los rasgos cognitivos, afectivos y fisiológicos, que sirven como indicadores relativamente estables, de cómo perciben los discentes, interaccionan y responden a sus ambientes de aprendizaje”.

 

Schmeck (1983:233-279) expresa que “un Estilo de Aprendizaje es simplemente el Estilo Cognitivo que un individuo manifiesta cuando se confronta con una tarea de aprendizaje”.

 

Kolb (1984a, en Alonso y otros, 1994:47) describe Estilos de aprendizaje como “algunas capacidades de aprender que se destacan por encima de otras por consecuencia de factores hereditarios, experiencias previas y exigencias del ambiente actual”.

 

McCarthy (1987) dice que “las personas aprenden de diferente forma, estas diferencias dependen de muchos aspectos: quiénes  somos, dónde estamos, cómo nos visualizamos y qué nos demandan las personas”.

 

Claxton y Murrell (1987) afirman que los Estilos de Aprendizaje son la “forma consistente de responder y utilizar los estímulos en un contexto de aprendizaje”.

 

Smith (1988, en Alonso y otros, 1994:47) considera que los Estilos de Aprendizaje son “los métodos característicos por los que un individuo procesa la información, siente y se comporta  en las situaciones de aprendizaje”.

 

Dunn y otros (1989) definen Estilos de Aprendizaje como “un conjunto de características personales, biológicas o del desarrollo, que hacen que un método, o estrategia de enseñar sea efectivo en unos estudiantes e inefectivo en otros”.

 

DeBello (1990 en www.DeBello, 1990) explica que “los Estilos de Aprendizaje son el modo en que las personas absorbemos o retenemos información”.

 

Alonso otros (1994:48) definen Estilos de Aprendizaje,  basándose en diversos autores, como “los rasgos cognitivos, afectivos y fisiológicos que sirven como indicadores relativamente estables, de cómo los discentes perciben, interrelacionan y responden a sus ambientes de aprendizaje”.

 

Reid (1995:3) explica que los Estilos de Aprendizaje son características personales con una base interna, que a veces no son percibidas o utilizadas de manera consciente por el alumno y que constituyen el fundamento para el procesamiento y comprensión de información nueva”.

 

Felder (1996, en www.Felder, 1996) define los estilos de aprendizaje como “las fuerzas y preferencias características en la forma que tienen los estudiantes para procesar información. Algunos estudiantes pueden centrarse en el manejo de datos y diferentes tipos de algoritmos, otros se sienten mejor con los modelos matemáticos y las teorías. Algunos de ellos responden fuertemente a las formas visuales de información como pinturas, cuadros, diagramas y esquemas, y otros más obtienen información de las formas verbales mediante la escritura y las explicaciones habladas. Algunos discentes prefieren aprender activa e interactivamente y otros funcionan mejor de manera introspectiva e individual”.

 

Riding y Rayner (1998, en www.Ouellete, 2000) explican que “los Estilos de Aprendizaje aparecen para ser distintivos de inteligencia, habilidad y personalidad. Los Estilos de Aprendizaje (que es un estilo especial teniendo que hacer con hábitos arraigados para organizar y representar información) comprenden ambos estilos cognitivos y estrategias de enseñanza-aprendizaje. Los Estilos de aprendizaje usualmente tienden a integrar tres componentes básicos: organización cognitiva, representación mental y la integración de ambas”.

 

Guild y Garger (1998) definen los estilos de aprendizaje como “las características estables de un individuo, expresadas a través de la interacción de la conducta de alguien y la personalidad cuando realiza una tarea de aprendizaje”.

 

Ramos (1999, en www.Ramos, 2001) considera que “los Estilos de Aprendizaje son el conjunto de aspectos que conforman la manera de aprender de un alumno”.

 

Furnham y Heaven (1999) explican los Estilos de Aprendizaje como “la estrategia que uno adopta para dominar material nuevo y complejo”. En sí, es el reflejo de la interacción entre inteligencia y personalidad.

 

Jester (2000, en www.Jester, 2000) los define como “el modo que los alumnos prefieren de aprender y que no tienen nada que ver con la inteligencia, sino con la manera en que trabaja el cerebro más eficientemente para aprender nueva información”.

 

Chevrier y otros (2000, en www.Chevrier y otros, 2000a) concluyen que "el estilo de aprendizaje no es solamente una serie de opiniones que el individuo tiene sobre sí mismo, sino una serie de enunciados operativos definitorios de sí mismo en situación de aprendizaje" cuya génesis está apoyada en los mensajes de los padres al modelar la personalidad, influenciando positiva o negativamente sobre el aprendizaje.

 

Garza y Leventhal (2002 en www.Garza y Leventhal, 2002) consideran que un Estilo de Aprendizaje “está relacionado con las conductas que sirven como indicadores de la forma en que aprendemos y nos adaptamos al medio ambiente. Los estilos suelen ser predecibles, pues definen la forma de adquirir conocimientos, la estabilidad y madurez de una persona. Los patrones de comportamiento diario pueden ser un reflejo de los procesos de pensamiento que están influidos por la personalidad”.

 

Gallego y Ongallo (2004:18) y Alonso y otros (1994:43) consideran que el concepto de Estilo cuando se refiere al Aprendizaje “es algo más que una serie de apariencias ya que desde una perspectiva fenomenológica las características estilísticas son los indicadores de superficie de dos niveles profundos de la mente: el sistema total de pensamiento y las peculiares cualidades de la mente que un individuo utiliza para establecer lazos con la realidad”.

 

Cazau (2004 en www.Cazau, 2004) explica que el término Estilo de Aprendizaje “se refiere al hecho de que cada persona utiliza su propio método o estrategias para aprender. Aunque las estrategias varían según lo que se quiera aprender, cada uno tiende a desarrollar ciertas preferencias o tendencias globales que definen un Estilo de Aprendizaje. Se habla de una tendencia general, puesto que, por ejemplo, alguien que casi siempre es auditivo puede en ciertos casos utilizar estrategias visuales”.

 

 

Reflexión sobre las definiciones de Estilos de Aprendizaje

La búsqueda a través de Internet –de definiciones, modelos y clasificación –  sobre los Estilos de Aprendizaje permitió identificar diversas páginas con información de investigaciones y artículos sobre proyectos llevados a cabo  en Universidades y Empresas de Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Australia, Holanda, Francia e Iberoamérica.

 

Como resultado de la búsqueda, se consultaron páginas web con distintas teorías, modelos e investigaciones de autores como H. Witkin; A. Grasha y S, Riechmann;  S. Atkins y A. Katcher; I. Myers y K. Briggs; D. Kolb; R. Dunn, K. Dunn, G. Price; P. Costa, y R. McRae, A. Gregorc; J.Barsch; N. Hermann, M. Apter; J. Reid; B. McCarty, P. Honey y A. Mumforf ; Felder y Silverman; J. Pelley; Alonso y Gallego; R. Stemberg; J. Vernnunt; entre otros.

 

También, se encontraron páginas web con información más general sobre los Estilos de Aprendizaje. Algunas de las más destacadas por la información y la forma de tratar el tema son:

 

En idioma español:

 

En la búsqueda de las definiciones sobre Estilos de Aprendizaje se puede identificar que diversos autores en libros, artículos de revistas y páginas web hacen referencia a las definiciones de Keefe (1982) y de Alonso y otros (1994).

 

Además, coincidiendo con Messick (1984) y Romo y otros (2004), también se puede distinguir que otros autores definen Estilos de Aprendizaje basados en sus propias experiencias e investigaciones generando un marco teórico propio circunscrito a un instrumento para evaluarlo.

 

Algunos autores definen Estilos de Aprendizaje reuniendo distintas definiciones. Otros hablan de Estilos de Aprendizaje así como de Estilos Cognitivos o Cognoscitivos. En coincidencia con Tennant (1997), otros más hablan de Estilos Cognitivos casi como sinónimo de Estilos de Aprendizaje. Autores como Keefe (1982), Schmeck (1983), Alonso y otros (1994), Sims (1995), Riding y Rayner (1999a) en sus definiciones sobre Estilos de Aprendizaje resaltan los rasgos cognitivos. Algunos más, consideran que los Estilos de Aprendizaje y los Estilos Cognitivos no son lo mismo, aunque hay influencia de los primeros con los segundos (Morgan, 1997).

 

Lozano (2000:38-39) considera que “los Estilos Cognitivos tienen una influencia más directa con las tendencias, mientras que los Estilos de Aprendizaje se refieren más bien a preferencias y disposiciones, esto es, los Estilos Cognitivos se relacionan con patrones específicos inconscientes y automáticos por medio de los cuales las personas adquieren conocimiento; el énfasis reside en los procesos involucrados en todo el manejo de información en la mente de un individuo. La percepción, el juicio, la atención y la memoria son elementos indicados en estos patrones. De aquí que se deriven implicaciones en el aprendizaje debido a estas tendencias cognitivas de las personas en lo referente a la percepción, procesamiento, almacenamiento y recuperación de la información”.

 

Pantoja (2004 en www.Pantoja, 2004) explica que “la tendencia natural de una persona a hacer o dejar de hacer algo en una situación específica que involucre procesos atencionales, preceptúales o procedimentales de información, que es una de las características más notorias de los Estilos Cognitivos en lugar de las preferencias mas comúnmente tratadas por los Estilos de Aprendizaje”. Además Lozano (2000:39) considera que “la edad, género, factor ambiental y sociocultural también tienen una influencia notable en el desarrollo de los estilos cognitivos”.

 

Algunas de las teorías de Estilos Cognitivos son:

 

Después de este recorrido por las distintas definiciones, tanto de Estilos Cognitivos como de Estilos de Aprendizaje, y analizar lo propuesto por Keefe (1982), Alonso y otros (1994), Reid (1995:3), Woolfolk (1996), Guild y Garger (1998), Riding y Rayner (1998, en www.Ouellete, 2000), Ramos (1999, en www.Ramos, 2001), Furnham y Heaven (1999), Ebeling (2002, en www.Ebeling, 2000) y Cazau (2004 en www.Cazau, 2004) y al incorporar nuevos conceptos que pueden influir en las preferencias en cuanto a los Estilos de Aprendizaje, una definición que doy es: los rasgos cognitivos, afectivos, fisiológicos, de preferencias por el uso de los sentidos, ambiente, cultura, psicología, comodidad, desarrollo y personalidad que sirven como indicadores relativamente estables, de cómo las personas perciben, interrelacionan y responden a sus ambientes de aprendizaje y a sus propios métodos o estrategias en su forma de aprender.

 

 

 


© 2008-2011 Dr. José Luis García Cué
Texto: García Cué, J.L.(2006)
página Web:http://www.jlgcue.es
Correo electrónico: jlgcue@colpos.mx